Tiempos de quedarse en casa. Teletrabajo.

teletrabajo

El mundo se enfrenta a un nuevo escenario a nivel global. Las repercusiones de la actual crisis sanitaria motivada por la Pandemia del COVID-19, a día de hoy son todavía incalculables.

teletrabajo

Empresas de todo el mundo cierran sus puertas físicas al público y se adaptan a la nueva situación apoyándose en el teletrabajo y los servicios OnLine. Millones de estudiantes continúan sus actividades a través de aulas virtuales y plataformas de enseñanza a distancia, todo ello enfocado a no perder el curso.

Del mismo modo que las empresas, los colegios, institutos y academias se apresuran en adecuar sus instalaciones a estas nuevas circunstancias.

Las videoconferencias, el almacenamiento en la nube, el cifrado y la encriptación son fundamentales en esta nueva era que se nos presenta. Son tiempos de quedarse en casa. Son tiempos de teletrabajo.

Y es que esta nueva situación HA VENIDO PARA QUEDARSE, y las TELECOMUNICACIONES y la CIBERSEGURIDAD adquieren una relevancia como no la han tenido nunca anteriormente. Ahora mismo, la estrategia del teletrabajo es IMPRESCINDIBLE para las empresas que quieran seguir manteniendo viva su actividad; pero las implicaciones a nivel de los departamentos TI son enormes.

Los Equipos.

La gran mayoría de las empresas jamás se han preocupado por mantener una preparación de su infraestructura ni de sus trabajadores para la realización de teletrabajo. Ahora, en un tiempo récord, se ven obligadas a llevar a cabo esta adaptación. Y la realidad es que se está realizando con distintos niveles de éxito.

De un día para otro, millones de usuarios descubren la nueva experiencia del teletrabajo accediendo a sus redes empresariales y universitarias a través de sus conexiones particulares y redes wifi domésticas. Cabe destacar que estos dispositivos que se encuentran en el domicilio de los propios usuarios se hallan fuera del control de las instituciones a las que acceden, ya que resulta imposible para los departamentos informáticos, en tan breve lapso de tiempo, adecuar los sistemas que se encuentran en los domicilios particulares de los usuarios.

Estas redes no supervisadas y a priori INSEGURAS, crean nuevas oportunidades para los Ciberdelincuentes.

 

Todas estas empresas que no tenían implementada una infraestructura de acceso remoto a sus sistemas, – lo que habitualmente se llama una VPN (Virtual Private Network) – están intentado aprovechar la existencia de unas “soluciones rápidas” que , aunque sea de forma provisional, puedan solucionarles la situación.

Sin embargo, una “solución rápida” no es en absoluto una “solución mágica”, y estas tecnologías deben ser configuradas de manera correcta, deben estar actualizadas y deben ser mantenidas de forma continua. En caso contrario, lejos de aportar una solución real, pasarán a formar parte del problema.

Entre las opciones más habituales podemos encontrar:

  • Escritorio Virtual. Es un servicio basado en la nube, en el cual el proveedor despliega una máquina virtual OnLine con acceso a la red interna. El usuario, desde su casa, podrá conectarse a través de un navegador web o con una aplicación específica.

  • Escritorio Remoto. Es muy similar al caso anterior, pero el cliente se conecta a máquinas virtuales que existen dentro de la propia organización. Suele utilizarse el protocolo RDP (Remote Desktop Protocol), que viene incluido dentro de los servicios de Microsoft Windows.

  • Acceso directo entre equipos. Aunque es posible, tiene un gran trabajo de configuración de seguridad. Cualquiera de las alternativas anteriores resulta más aconsejable.

    No obstante, el Gobierno pone a nuestra disposición un documento en el cual se hacen unas recomendaciones para la configuración del acceso seguro .

Cómo implantar una política de Acceso Remoto Seguro

 

Las Personas.

Pero no solamente se trata de la configuración de los equipos. En el otro lado de la balanza se encuentran los usuarios. Una persona que esté preocupada o estresada por la situación de la pandemia, es muy probable que olvide todo su entrenamiento de ciberseguridad y es más posible que haga clic en un enlace recibido dentro de un correo electrónico de phishing o introduzca sus credenciales en un sitio web malicioso.

Además, las personas que no están habituadas al teletrabajo y tienen en estos días sus primeras experiencias en trabajar desde casa, se distraen con facilidad. Especialmente en las primeras semanas de esta nueva situación, mezclarán el trabajo de oficina con correo electrónico personal y navegación web, aumentando así los riesgos de sufrir un ciberataque donde se vean implicados tanto sus sistemas domésticos como la red empresarial.

Los dispositivos móviles son particularmente sensibles, porque habitualmente el usuario reacciona de forma inmediata e irreflexiva sobre sus contenidos, haciendo clic o abriendo mensajes de plataformas de mensajería instantánea (Telegram, Whatsapps) o respondiendo a mensajes SMS.

Os dejo una serie de recomendaciones básicas para mejorar nuestro entorno de teletrabajo en casa:

  • Asegura el Wifi. Encriptación fuerte y contraseñas seguras.

  • Comprueba las actualizaciones en todos tus dispositivos.

  • Instala y actualiza antivirus y cortafuegos.

  • Acostúmbrate a comprobar el tráfico que hay en tu red doméstica.

Estamos ante una nueva situación laboral a la que debemos adaptarnos. Al igual que todos los cambios, la principio nos sentiremos extraños e incómodos, pero con el tiempo vamos a verle ventajas y podremos apreciar un lado positivo muy interesante.

En un breve plazo de tiempo, la situación volverá a la normalidad, algunos volverán a sus oficinas, otros quizá mantengan la situación de Teletrabajo, pero hasta ese momento, vamos a extremar las precauciones.

Un saludo.

Raúl Ibilcieta.
Consultor de CiberSeguridad.

 

 

 
 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top